martica 5

EN LA ZONA QUINTA DE USME SE ENCUENTRA MARTHICA MARTÍN, UNA TENDERA CON CALIDAD HUMANA

Una matrimonio que se enfrentó a una situación económica crítica, pensó qué hacer para salir adelante y sostener su familia, la idea inicial fue vender la casa, pero a Martha Martín no le agradó la decisión de su esposo Luis Antonio Ubaque, fue entonces, en ese momento que ella, mujer de armas tomar, le propone a Luis, poner una tienda. La iniciativa fue aceptada y así nació “Campo de tejo el Sótano”.

Hoy 40 años después de la acertada decisión, el matrimonio de los Ubaque Martín, cuentan con tres hijos, 12 nietos y un bisnieto. Trabajando de domingo a domingo, de 11 de la mañana a 11 de la noche cumplieron el sueño de sostener su familia de la mejor manera, convirtiéndose en un ejemplo de vida y de familia.

Martha Martín en sus años como tendera se ha caracterizado como una persona excepcional, que escucha a sus clientes atendiéndolos con la bondad que alberga su corazón, lo que ha permitido que su negocio siempre se sostenga y no pierda “la clientela” que le es fiel desde los inicios del barrio Santa Librada. Además la clave de su éxito han sido los precios justos, como lo expresa ella: “trabajo con los precios sugeridos”, y como valor agregado está que no se ha conformado por ser una tendera más, sino que se ha formado en cuanto curso ofrecen los institutos de educación y asociaciones de tenderos, para estar a la vanguardia en su negocio. Entre sus más de 20 títulos se cuentan los cursos de:

  • Manejo higiénico de los alimentos y buenas prácticas de manufactura por Fenalco.
  • Programa de formación empresarial año 2007 por Fenalco.
  • Análisis de aspectos legales en la gestión de empresa por el Sena.
  • Gestión básica contable para la pequeña empresa.

De otro lado Marthica, como es conocida en su barrio, es oyente de La Tienda Ganadora desde que salió al aire, es decir hace 21 años, fue por esa misma razón que en el año 2010 recibió por parte del programa el diploma de tendero fiel, el cual con orgullo exhibe en su tienda.

Martha Martín y Luis Antonio Ubaque, dos tenderos ejemplares que con su testimonio han demostrado que con amor, esfuerzo, perseverancia y disciplina, se puede hacer de la tienda una fuente de sustento maravillosa.