Estimados tenderos…sabian que la actividad física logra más felicidad?

Pues si señoras y señores y esto sucede porque:

  • ·         La actividad física produce endorfinas que generar sensación de felicidad.  
  • ·         Diversos estudios demuestran que la actividad física estimula el cerebro creando sensación de bienestar. 
  • ·         Con un mínimo de actividad física se logra no solo ser más feliz, sino contrarrestar enfermedades como la depresión, ansiedad, entre otras. 

Las endorfinas, conocidas también como las hormonas de la felicidad, están al alcance de todos. Para activarlas sanamente y ponerlas a disposición del cuidado del organismo y el bienestar, hay muchas fórmulas, entre ellas realizar actividad física.  

Estas hormonas, que son químicos naturales, producidos por el mismo organismo, son neuro-péptidos, pequeñas cadenas proteicas que son liberadas a través de la médula espinal y el torrente sanguíneo. 

Su efecto es similar al de las drogas sintéticas o los opiáceos, pues logran producir sensación de bienestar, euforia, calman el dolor, malestares, estimulan los centros de placer, con dos ventajas importantes: son naturales y no producen efectos negativos en el organismo.

Son relativamente fáciles de activar y nos brindan felicidad. Por ejemplo, está comprobado que realizar algún tipo de actividad física las activa inmediatamente desplegando en el cerebro toda su fuerza de bienestar. 

Según el doctor Mauricio Eraso, del Centro de Ejercicio y Salud Vida Activa de la Fundación Santa Fe de Bogotá, “las endorfinas generan lo que se conoce como ‘euforia inducida por el ejercicio’ gracias al aumento de la circulación de estas hormonas en la glándula pituitaria. Tanto el ejercicio aeróbico (correr, trotar, nadar) como el anaeróbico (fuerza, velocidad) producen endorfinas. Es decir que básicamente todos los tipos de actividad física generan placer o bienestar”.  

Las endorfinas funcionan también como anticuerpos activando el bienestar general en el organismo.  

Está demostrado, por ejemplo, que la generación de endorfinas, además de producir felicidad, ayudan a combatir la depresión, la fatiga, las ansiedades, la tensión, la irritabilidad, los problemas de sueño, y la falta de apetito entre otros.  

“Las endorfinas pueden, incluso, disminuir la sensación de dolor y cansancio, así como mejorar la tolerancia al ácido láctico. Cuando dejas de hacer actividad física  disminuyen los niveles estas hormonas y como consecuencia baja el rendimiento, la tolerancia al ejercicio y puede haber depresión”, agrega el doctor Eraso.  

La fórmula de la felicidad está entonces en sus manos. Un poco de actividad física le ayuda a reducir el sedentarismo, a cuidar su salud, a prevenir enfermedades, a combatir la depresión, a mantener su juventud y sobre todo a ser cada vez más feliz.

 

Cortesia de: Dr.Javier Gutierresz (Médico de las ciencias del deporte)