FENALCO invita a que los colombianos participen en las marchas a desarrollarse este 21 de noviembre de forma pacífica y a que denuncien actos vandálicos.

 

Las marchas realizadas en los últimos meses han dejado graves pérdidas para el comercio en ciudades como Bogotá en donde no sólo las ventas han disminuido entre un 50% y un 90% en zonas como la calle 72 en la que los comerciantes han tenido que cerrar los establecimientos, sino también en los daños físicos en fachadas y vitrinas, superando en un solo Centro Comercial, los 200 millones de pesos.

En ese sentido, FENALCO NACIONAL en cabeza de su presidente, Jaime Alberto Cabal, manifestó que «se respeta el derecho a la protesta pero al tiempo es necesario que haya respeto por el trabajo, constituido como un derecho que tiene cualquier colombiano y que al tiempo la actividad de movilizarse pueda hacerse de una forma tranquila como se reglamento en la constitución del país».

En cuanto un posible decreto por ley seca el dirigente gremial aseguró que «esto traerá alteraciones económicas en aquellos establecimientos de comercio que venden estos productos pero se debe acatar este asunto pues va en beneficio de apoyar la fuerza pública para que se pueda preservar la paz y el orden en Colombia para esa jornada».

Por su parte, el director de FENALCO Bogotá Cundinamarca, Juan Esteban Orrego, en un día de marcha, las personas están concentradas en llegar a sus trabajos y regresar a sus hogares, por lo que para el 73% de los comerciantes la productividad disminuye comparado con un día normal. Además el 25% de las personas optan por cancelar reuniones de trabajo para evitar congestiones en la movilidad.

Además, insistió en la propuesta para que los organizadores de las marchas compren un seguro de responsabilidad contractual y que el Distrito lo exija para otorgar el permiso. “No es justo que todos los ciudadanos debamos pagar para recuperar los daños que algunos vándalos hacen cubriéndose bajo el amparo de la protesta. Sabemos que los organizadores de estas marchas no son quienes causan los desmanes, pero en ocasiones saben quienes son y deben tener la responsabilidad de cubrir los hechos delincuenciales”.

Toda actividad que pueda generar un peligro debe tener una garantía de resarcimiento y eso pasa en otras actividades, por ejemplo conciertos. Este requisito debería ser obligatorio para entregar permisos de marchas o manifestaciones en la ciudad.

Fuente: http://www.fenalco.com.co