HACER USO RESPONSABLE DEL SERVICIO DE URGENCIAS BENEFICIA A TODOS

Constantemente se escucha que en Bogotá el servicio de urgencias está colapsado y esto precisamente no depende de la falta de inmediatez que ofrecen los hospitales o puestos de salud, depende en muchos casos del mal uso del servicio que realizan los usuarios, lo que ha aumentado el riesgo de complicaciones, fallas en la prestación de los servicios y aumento en las tasas de mortalidad.

Actualmente Bogotá cuenta con 96 servicios de urgencia habilitados, distribuidos 55 en la Red Privada y 41 en la Red Pública, los cuales reportan una sobreocupación casi permanente del 250% en la red Pública y del 300% en promedio en la red privada en sus instalaciones.

Debido a esta preocupación la Secretaría Distrital de Salud lanza una estrategia que busca sensibilizar a los ciudadanos de la capital para hacer buen uso de los servicios de urgencias, la cual hace parte de la Declaratoria de Emergencia Sanitaria en el Distrito, donde se busca crear conciencia sobre qué es una urgencia y cuándo acudir a ella, con el fin de mejorar la atención.

La estrategia indica que:

Todos debemos hacer uso responsable de los servicios de urgencia:

–       Una Urgencia, implica una necesidad apremiante de salvar vidas.

–       Una Urgencia, implica riesgo de muerte o de secuela funcional grave.

–       Una Urgencia, es la alteración de la integridad física y/o mental de una persona

–       Una Urgencia, requiere de atención médica inmediata.

Cuando acudir a un servicio de urgencia:

–       Cuando la persona afectada esta inconsciente.

–       Por pérdida abundante de sangre.

–       Ruptura de huesos.

–       Heridas profundas.

–       Caídas de altura.

–       Accidentes que comprometan la vida del paciente.

–       Cuando se observan dificultades al respirar.

–       Quemaduras severas.

–       Reacciones alérgicas o en caso de intoxicación.

–       Trastorno de conciencia.

Cuando NO acudir a un servicio de urgencia:

–       Por resfríos.

–       Por estrés, depresión o angustia.

–       Por curaciones.

–       Control de enfermedades crónicas.

–       Por resaca por consumo de bebidas alcohólicas.

–       Por incapacidad médica.

Por último es importante tener en cuenta que cuando se presentan dolencias los ciudadanos pueden acercarse a los servicios de consulta externa, citas prioritarias o citas médicas.