pescado

Secretaría de Salud inicia operativos de control a pescado durante la Semana Santa.

Con el propósito de que la ciudadanía tenga claridad sobre las características que deben tener los alimentos que compra y consume durante la celebración de la Semana Santa, la Secretaría Distrital de Salud entrega las principales recomendaciones para el almacenamiento y preparación de pescado fresco y seco, y de los productos procesados y enlatados, para evitar intoxicaciones y enfermedades transmitidas por los alimentos.
En ese sentido, durante la celebración de la Semana Mayor, la Secretaría de Salud intensificará la vigilancia, inspección y control de pescado y derivados de la pesca, realizando hasta el próximo 14 de abril 140 operativos en sitios que comercializan y prepararan dichos productos, como expendios y depósitos de pescado, supermercados, plazas de mercado, centrales de abastos y restaurantes.Los compradores y consumidores deben asegurarse de que las condiciones de almacenamiento del producto sean en las temperaturas de refrigeración adecuadas de 0° a 4°C y de congelación 18°C, al igual que las condiciones de limpieza de los sitios destinados para tal fin, como góndolas de refrigeración y congeladores.
En el año 2016, se realizaron un total de 120 operativos en los cuales se vigilaron 1.062 establecimientos como expendios y depósitos de productos de la pesca, supermercados, minimercados, plazas de mercado, centrales de abastos y restaurantes, con un acumulado de 550.000 kg de productos de la pesca inspeccionados y 813 kg decomisados, de los cuales 600 (74%) correspondieron a pescado fresco y congelado; 62 (8%) a pescado seco y 152 (2%) a enlatados (atún y sardinas).
Las causas de los decomisos realizados el año pasado (2016), fueron por productos alterados con un 85% (inadecuado almacenamiento, alimentos vencidos y temperaturas inadecuadas de conservación) e incumplimiento de rotulado 15%.
Ante cualquier emergencia o denuncia frente a la comercialización de estos productos, la comunidad puede comunicarse con la Línea de Emergencias 123.
Consuma pescado, mariscos y sus derivados con responsabilidad
Almacenar los pescados y mariscos a temperaturas de refrigeración (0 a 4° C) o congelación (-18 °C), exceptuando el pescado seco o los enlatados que pueden estar a temperatura ambiente.

Pescado fresco
– Las escamas deben ser brillantes y unidas entre sí.
– La piel debe ser húmeda, tersa, sin laceraciones ni arrugas.
– Los ojos deben ser transparentes, brillantes y salientes.
– El iris no debe estar manchado de rojo.
– Las branquias deben ser húmedas y brillantes.
– El olor del pescado debe ser fresco, sin olores extraños como amoníaco u óxido.

Pescado seco
– Su color debe ser amarillo uniforme.
– No debe tener manchas rojizas o verdosas.
– Al tacto, el pescado debe tener una consistencia dura.
– El sabor debe ser salado.
– No debe presentar olor parecido al amoníaco.

Pescado congelado
– Debe estar duro.
– No acepte pescado blando o semicongelado.
– El color de la carne del pescado debe ser rosada, a diferencia de la piel que según la especie puede ser de color oscuro.
– Si el pescado presenta algún olor extraño o similar al amoníaco o al óxido, no lo compre.
Características del rotulado
– Debe ser claro, visible y fácil de leer.
– El empaque no debe presentar enmendaduras, no estar roto, ni en mal estado.
– Debe contener la información mínima como: nombre del alimento, lista de ingredientes, identificación del lote, fecha de vencimiento, instrucciones de conservación, número del registro sanitario.
– Si el alimento es importado debe tener rotulado complementario, donde se declare la información del alimento.

De igual forma, durante la celebración de la Semana Santa, es importante tener en cuenta al momento de comprar y consumir bebidas alcohólicas:

– Adquiera el licor en sitios confiables.
– No compre licor en ventas ambulantes.
– Verifique bien la botella o empaque tetrapack antes de consumir el licor.
– Revise que tengan sellos, estampillas y tapas en buen estado.
– Revise la etiqueta pasando el dedo por ella, y si ésta destiñe, borra o se despega fácilmente, rechace el licor y denuncie el hecho.
– Ponga la botella a contraluz: si su color no es uniforme o si trae partículas en suspensión, rechácelo.
– Desconfié si el licor que va a comprar tiene precio inferior al del mercado.

Si al consumir un licor presenta sintomatología como visión doble, dolor de cabeza o mareo, NO se automedique, acuda de inmediato a una Institución Prestadora de Servicios de Salud, guarde en lo posible el resto de licor que quede e informe a la Línea 123 dicho evento.⁠⁠⁠⁠

Tomado de Secretaria Distrital de Salud.